Los cereales que ayudan al cerebro de los niños

Para crecer bien, el cerebro de los niños necesita de una dieta rica en cereales y baja en azúcares refinados. Los cereales que ayudan al cerebro de los niños La salud del cerebro de los niños comienza en la mesa.

Para trabajar al máximo de sus capacidades, el cerebro de los niños requiere de dos condiciones esenciales: un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada y variada. Todos los neurotransmisores (sustancias que permiten la comunicación entre las células cerebrales) se construyen a partir de elementos esenciales introducidas con los alimentos. Cereales integrales y semintegrales, elegidos de forma variada (trigo, cebada, centeno, kamut, etc.), son aliados importantes que proporcionan a los niños las sustancias necesarias para su vida cotidiana y para el correcto desarrollo de su cerebro.

Cereales, un tesoro para conocer

Se debe, sin embargo, hacer una distinción entre los cereales refinados y cereales enteros, los más ricos y aptos para los niños y su cerebro. Los refinados, como la harina blanca y el arroz blanco, que se utilizan desde la primera infancia, en muchos casos, son los responsables del desarrollo de distintas formas de intolerancia. Pero sobre todo, carecen completamente de fibras y están en una condición que por los nutricionistas definen como “muertos“, o sea que son inútiles desde el punto de vista energético manteniendo todo su poder calorífico y una alta carga glucémica. Los cereales en esta forma tienden a aumentar los niveles de glucosa y por lo tanto de insulina en la sangre. Cansancio y somnolencia que afecta a muchos niños justo después del almuerzo son a menudo debido al exceso de pastas, arroz o pan blanco.

Los granos enteros, además de no tener estos defectos, también tienen la ventaja de fomentar la llegada al cerebro de los ácidos grasos omega 3 incorporados con la dieta.

Los niños despiertos y alerta a causa de estos cereales

¿Cuáles son los cereales que se deben incluir en la dieta de nuestros niños y adolescentes para facilitar las funciones del cerebro? ¿Cuáles para ayudarlos a lidiar con la escuela y otras actividade? Aquí están.

Encienda su cerebro con kamut y trigo sarraceno

La escuela, las tareas, las actividades extracurriculares: la agenda diaria de nuestros niños es a menudo apretada y requiere que se mantengan alertas y atentos durante mucho tiempo. En este caso, el consumo regular de cereales, livianos pero muy energéticos, tal como el kamut y el trigo sarraceno, puede ser de ayuda para recargar el cuerpo.

Ricos en proteínas, vitaminas y oligoelementos, estos granos, de bajo índice glucémico, proporcionan la cantidad correcta de energía para el cerebro de los niños, con la doble ventaja de no causar picos de azúcar en la sangre responsables de la sensación de hambre y aliviando la carga digestiva. El kamut, en particular, es una excelente fuente de selenio, un oligoelemento importante, que reduce la fatiga y facilita la atención.

Relajarlos con avena y cebada

A veces sucede que los niños están más inquietos y de mal humor. Nada grave, tal vez sólo estan pasando por un período de fatiga. A causa de una gripe común o una fase pasajera en el crecimiento o incluso un poco de estrés en la escuela. En estos momentos, “no“, también optar por los alimentos adecuados puede ser de ayuda para ayudarles a recuperar la sonrisa. Entre los llamados alimentos del buen humor están los cereales, como la avena y la cebada, que contienen vitaminas, oligoelementos y aminoácidos que actúan en el cerebro, elevando el estado de ánimo.

Sacuda la memoria de los niños con el mijo

El consumo diario y equilibrado de cereales puede influir positivamente en la memoria de nuestros hijos, ayudándoles a mejorar su rendimiento académico. El mijo, de fácil digestión y muy energizante, es un gran aliado del cerebro, ya que es muy rico en nutrientes importantes como vitaminas A, PP y las valiosas del grupo B, también hierro, pero sobre todo fósforo, una sal mineral esencial en los procesos de memoria.