Comino: una especia para combatir los cólicos

Esta especia puede ayudar a mitigar los cólicos, y también ayuda en casos de distensión abdominal y flatulencias. Comino: una especia para combatir los cólicos Los cólicos abdominales son dolores similares a calambres, localizados en la parte inferior del abdomen. Con contracciones espasmódicas y  dolorosas del colon, generalmente caracterizados por calambres abdominales o espasmos, los cólicos abdominales son muy comúnes, especialmente en las personas ansiosas.

El comino (Cuminum cyminum), puede ser una ayuda en estos casos. Es la segunda especia más utilizada en el mundo después del chile, conocida desde la antigüedad por sus beneficios para la salud y usos medicinales (ya figuraba en recetas romanas para ayudar a la digestión de comidas pesadas); acualmente está disfrutando de un renovado reconocimiento y aprecio, por sus propiedades terapéuticas y culinarias.

Sus semillas, similares a las del hinojo y anís, con un sabor fuerte, oleoso, cálido y dulce, con un aroma intenso y fuerte, son ricas en un aceite esencial cuya fracción más importante está compuesto por terpenos, tales como carvona y limoneno, que son el verdadero secreto de su acción digestiva y antiinflamatoria intestinal.

El comino, de hecho, desarolla una significativa acción reguladora de la función gastrointestinal, estimulando, por un lado, la secreción gástrica (facilitando la digestión); y por el otro, con una acción antiespasmódica y carminativa (elimina los gases) útil en cólicos y calambres abdominales, también de origen nervioso.

Las semillas también son ricas en hierro, útiles para estimular la secreción de enzimas pancreáticas que pueden ayudar a absorber los nutrientes en el intestino, tanto es así que en la India esta especia se conoce como jiraka (“lo que ayuda a la digestión”).

El comino, del que se utilizan sus semillas, se vende comercialmente en forma de polvo seco, aceite esencial, etc.  

Las semillas y polvo de comino en la cocina
Las semillas, con su acción digestiva y antiespasmódica, se utilizan enteras o molidas para saborizar carnes, estofados, empanadas, carnes a la parrilla, sopas, verduras, legumbres, etc. Pueden ser utilizados para aromatizar sándwiches, bollos y quiches.

En comparación con el polvo (otra forma en la que se encuentra en los negocios) se aconseja moler las semillas en el momento de su utilización, a fin de liberar inmediatamente todas sus beneficiosas sustancias. El comino molido, si es viejo, tiene un aroma más fuerte que las semillas enteras.

Tisana al comino

Causa frecuente de los cólicos abdominales es el meteorismo, que a su vez está determinado por la dificultad para digerir ciertos alimentos que tienden a fermentar, produciendo burbujas de gas que hacen presión sobre la mucosa intestinal, causando dolor.
Para favorecer la eliminación de los gases intestinales, disminuir la distensión abdominal y aliviar los dolores, se puede recurrir a la siguiente tisana: preparar una mezcla, a partes iguales, de anís, hinojo y comino. Hervir una cucharada de la mezcla en 600 ml de agua durante 15 minutos, colar y beber dos tazas al día (especialmente después de las comidas).
Cuando se quiere utilizar una tisana con fines terapéuticos, se consume generalmente por un período de 3 semanas (con un descanso de una) y luego otra vez por 3 semanas más.

Decocción de comino

Para aliviar los síntomas de hinchazón abdominal, recurrir a una decocción de comino que se prepara colocando 2 gr. de semillas de comino en 100 ml de agua fría y llevando a ebullición durante unos 10 minutos. Tomar caliente, una taza antes o después de las comidas.
 
Aceite esencial

El aceite esencial de comino es un líquido que va del amarillo claro al verdoso, con un aroma cálido, especiado y delicado.
Capaz de mejorar la digestión a través de un aumento en las secreciones pancreáticas y biliares (propiedades antidispépticos), basta ingerir dos gotas de este aceite esencial  en un terrón de azúcar, una vez al día.

Las adicionales propiedades carminativas, antiespasmódicas y debilmente antiinflamatorias del extracto de esta planta, permiten aliviar otras molestias relacionadas con la disfunción del tracto digestivo, como dolores de estómago y vientre. En este caso, mezclar dos cucharadas de aceite de almendras dulces con 8 gotas de aceite esencial de comino. Usar esta mezcla para masajear la zona dolorida hasta su total absorción. Cubrir con un paño de lana caliente y acostarse hasta mitigar la molestia.