Alopecía

Cómo se origina y cuáles son las posibles soluciones contra la caída del cabello. Alopecía Por alopecia se entiende una reducción en la cantidad de cabello, o o su desaparición completa.

Existen varias formas, pero la más conocida es la “alopecia androgenética“, debida a un exceso de DHT (Dihidrotestosterona, una hormona perjudicial para el folículo piloso) y se caracteriza por la pérdida de cabello en el área frontal y superior de la cabeza. 

La enfermedad afecta principalmente a los hombres e incluso puede desarrollarse a muy temprana  edad, durante la maduración sexual. Las mujeres, sin embargo, también pueden verse afectadas por alopecia, especialmente cuando se produce la menopausia. En un  primer estadio, el cabello pierde vigor, se afina y pierde brillantez, luego comienza a quebrarse y finalmente se cae.

La alopecia areata es aquella que se manifiesta con parches de calvicie de pelo, localizados en diferentes regiones del cuero cabelludo o incluso en zonas del rostro viril que en la mayoría de los casos, están cubiertas por la barba. 

Entre las causas de la alopecia areata la mejor hipótesis es que se debe a un desequilibrio del sistema inmunológico; el cabello puede volver a aparecer después de un largo tiempo, pero en general la alteración se equilibra en el corto plazo. 

Aparte de los factores hereditarios u hormonales, el cabello, como las uñas, se ve muy afectado por la calidad de la alimentación, que debe contener alimentos con alto contenido de polifenoles o catequinas, oxidantes esenciales para la defensa del organismo.

Alimentación y alopecia

Preferir carne de ternera, de pollo y mariscos, todos alimentos que contienen taurina, un aminoácido importante que protege el bulbo del cabello. Integrar la dieta también con frutos y verduras frescas orgánicas, té verde, café arábico (100%), vino tinto elaborado con uvas ecológicas, aceite de oliva virgen extra y prensado en frío: alimentos ricos en polifenoles. Evitar por lo menos durante 6 meses: fiambres, embutidos, carnes, salvado, azúcar, harinas refinadas, té negro, mezcla de licor, café.

Remedios naturales y plantas medicinales para la alopecia

La decocción de raíces de ortiga es el remedio herbal más adecuado para los caso de alopecia y pérdida de cabello. Las hojas de ortiga son fuentes de minerales, oligoelementos y vitaminas útiles para aquellos que, después de un período de convalecencia o de especial estrés físico, notan que están perdiendo cabello.

Entre las plantas que garantizan la inhibición hormonal a nivel del cuero cabelludo, se encuentran la Serenoa repens y el té verde (Camellia sinensis), utilizados en forma de extractos para realizar fricciones en el cuero cabelludo. El té verde en particular, contiene sustancias con alto poder antioxidante, así como el Ginkgo biloba, planta cuyos extractos pueden mejorar la circulación de la sangre del bulbo piloso.

Aceites Esenciales

Muy recomendables y eficaces son las fricciones realizadas con aceites esenciales de tomillo, romero y lavanda. Son desintoxicantes que penetran la piel, estimulando la microcirculación. Estos remedios  basados en el uso de aceites esenciales permiten que el cabello crezca sobre una piel sana y bien oxigenada.

Vea también:

Remedios naturales para fortalecer el cabello

Remedios naturales contra la caída del cabello en otoño