Armonía de fragancias

La forma en que se combinan los aceites esenciales es una cuestión de elección personal, aunque es útil observar algunas pautas generales Armonía de fragancias En general, los aceites de plantas que pertenecen a la misma familia botánica producen mezclas armónica. De manera similar, se llevan bien las esencias que tienen componentes comunes, tales como aceites canforáceos, que contienen un alto porcentaje de cineol e incluyen todos los miembros del grupo de las Myrtaceae (eucalipto, árbol del té, cajeput, mirto, etc ..) , así como muchas hierbas incluyendo lavanda, romero y salvia española. Las fragancias florales dan lugar principalmente a mezclas armónicas, y se comportan de manera similar las especies amaderadas, los bálsamos, los aceites cítricos y especiados, etc ..

A pesar de pertenecer a diferentes familias botánicas, el palo de rosa y y el linaloe combinan bien, ya que ambos contienen una alta cantidad de acetato de linalilo y linalol.

Algunos aceites, como rosa, jazmín, musgo de roble y lavanda parecen ser capaces de mejorar cualquier mezcla, y por esta razón podemos encontrarlos entre los ingredientes de la mayoría de los perfumes.

Otras combinaciones producen en cambio el efecto de inhibirse mutuamente. Esencias como citronela, salvia o clavo de olor, cuando se combinan, tienden a “tirar” en la dirección opuesta. Sin embargo, no es necesario conocer la composición química exacta de cada aceite para crear una buena sinergia, sino más bien para comprender la “naturaleza” de los aceites esenciales individuales, dejándose guiar por la intuición.

Crear un perfume o una fragancia particular …

Crear un perfume o una fragancia individual es como pintar un cuadro o preparar una comida gourmet: se necesita un adecuado equilibrio de colores o sabores, que no debe ser ni muy pocos ni demasiados.

Los perfumes caseros deben ser preparados utilizando sólo esencias puras, ya que se mantener por más tiempo, y pueden utilizarse sin diluir sobre la piel, en baños, etc ..

Un ejemplo: palo de rosa y bergamota constituyen una agradable combinación cálida y excitante. El palo de rosa es un aceite que se puede utilizar para suavizar y también representa un puente entre las notas cítricas y las florales y amaderado-balsámicas.

La experimentación personal es la única manera de saber realmente lo que funciona, no hay que olvidar que una de las cualidades especiales de los aceites esenciales es su amplia gama de opciones terapéuticas, que se complementa con una amplia gama de fragancias que posibilitan infinitas combinaciones.