Remedios naturales contra la celulitis

Cada verano las tiendas naturistas y farmacias son tomadas por asalto por mujeres de todas las edades en busca de productos milagrosos contra la celulitis. Remedios naturales contra la celulitis Cada verano las tiendas naturistas y farmacias son tomadas por asalto por mujeres de todas las edades en busca de productos milagrosos contra la celulitis.

Pero muchas de las que gastan montones de dinero en fangos y suplementos, son generalmente las mismas que al día siguiente, si no el mismo día, vacían una bolsa de patatitas fritas mientras toman una bebida carbonatada.

El hecho es que para eliminar la “piel de naranja” no existen ninguna cremas o tratamientos que funcionen si no seguimos un estilo de vida saludable; y atiborrarse de comida basura y tener un estilo de vida sedentario son el pasaje directo a los depósitos de celulitis en muslos, glúteos, estómago y brazos!

Así que, para no terminar esclavizadas al pareo, ocultando los pecados de la gula y la pereza, algunos consejos y remedios caseros para no preocuparse más por este anti estético problema.

¡NO!

– Prohibidas mantequilla, nata, helados, mayonesa, alimentos fritos, productos refinados, pasteles, productos fermentados.

– No beber refrescos o jugos azucarados

– No reducir demasiado las calorías ingeridas ya que nuestro cuerpo activa un mecanismo de defensa mediante el cual contiene líquidos y aumenta el efecto de “piel de naranja”

– Un no-seco para un estilo de vida sedentario!

¡SÍ!

– Consuma fibras (por ejemplo, una cucharada de salvado de avena disuelta en un vaso de agua una hora antes de las comidas), aceite de oliva, semillas oleaginosas, hortalizas crudas y frutas, especialmente aguacate, papaya, piña y manzana

– Beba mucha agua, así como té verde y té de hierbas a base de diente de león, abedul, centella asiática, rusco y ortiga

– Mastique cada bocado lentamente concentrándose en la comida que se está ingiriendo

– Realice actividad física, de preferencia natación, ciclismo y yoga

– Frote diariamente las zonas afectadas con aceites esenciales de abedul, ciprés, aceite de almendras o gel de aloe adicionados con salvia y, tres veces a la semana con aceite de oliva (una parte) mezclado con vinagre de manzana (dos partes).

– En lo posible, evite tomar una ducha con agua demasiado caliente, prefiera el agua tibia con chorros de agua fría en glúteos y muslos, así como para estimular la circulación en la zona.

– Consumir tés e infusiones de hierbas que puedan ayudar a drenar el exceso de líquido que luego se depositará en las áreas críticas, tales como té de hierbas con semillas de hinojo.