Adiós al agotamiento con tisanas y baños perfumados

Cuando, por distintos motivos, el organismo se resiente y estresa, los baños aromáticos y las tisanas son los mejores aliados naturales Adiós al agotamiento con tisanas y baños perfumados Nos resulta difícil concentrarnos, los músculos y los huesos parecen oxidados, y la fatiga provoca el deseo de dormir todo el día. También la memoria parece a fallar y el estado de ánimo está por el piso. ¿Qué está pasando? A no alarmarse, sólo se trata de agotamiento. Es un trastorno común durante los cambios estacionales y también a fin de año o cuando estamos sobrecargados de trabajo.

Comenzar con el hígado, riñones y sistema inmunológico

Las personas que tienen dificultades para sintonizar con los nuevos ritmos, que tienen una mentalidad rígida y tienden a ser repetitivos en su vida, sufren más el cansancio. En estos casos, siempre es bueno reforzar los “guardianes” más valiosos de nuestra energía, ya que se estresan más que otros: ellos son el hígado, los riñones y el sistema inmunológico.

El primero es nuestra “central” metabólica  productora de energía, los segundos desintoxican el cuerpo filtrando los desechos; mientras que el tercero influye en todo el metabolismo que se resiente por el stress.

Tres consejos súper efectivos

Tisana depurativa matutina: realizar  una mezcla de cardo mariano (25 gr.) para estimular el metabolismo hepático, zarzaparrilla (25 gr.) que limpia la sangre de toxinas, ajedrea (20 gr.) para apoyar el sistema inmunológico, cola de caballo (20 gr.), excelente drenante renal y damiana (20 gr.), para combatir el estrés. Poner una cucharada de esta mezcla en una taza de agua caliente y dejar reposar durante 15 minutos. Beber una taza cada mañana durante 10 a 15 días.

Baño nocturno revitalizante: Después del trabajo, si se siente agotado al regresar a casa, recupere la energía con un baño aromatizado con romero. Infundir en un litro de agua 5 cucharadas de romero seco, hervir y dejar reposar 15 minutos. Verter la mezcla en la bañera, sumergirse y permanecer de 20 a 30 minutos. Saldrá revitalizado.

Aroma para los momentos “no”: Si está apático y lo ataca la ansiedad, lo solución es la esencia de azahar. Verter 3 gotas de aceite esencial de naranja amarga en un pañuelo y olerlo durante el día. O verter 5 gotas en un difusor en la oficina o en el ambiente donde se permanece la mayor parte del día, para que regresen la energía y la concentración.