Ojos hinchados: causas, síntomas y remedios

Alergias, cuerpos extraños e incluso el llanto pueden provocar una inflamación ocular. Sepa como tratar este molesto problema. Ojos hinchados: causas, síntomas y remedios Los ojos hinchados (en medicina esta condición se llama edema periorbital) son una condición molesta que, más allá del componente estético desagradable, puede ocultar problemas más graves relacionados con enfermedades de los ojos que pueden requerir el examen de un especialista. 

La inflamación ocular surge como resultado de un exceso de líquido (edema) presente en los tejidos blandos que rodean los ojos y pueden ocurrir como parte de las condiciones que afectan sólo a la región de los ojos o en combinación con condiciones más generalizadas, tales como el resfriado común o la alergia. 

Antes de alarmase, sepa sin embargo, que incluso un simple llanto puede causar inflamación de los ojos, esto se debe al hecho de que el cuerpo reacciona a las emociones, haciendo que fluya más sangre a través de los ojos, produciendo la inflamación. 

Causas

Como hemos dicho, las causas que llevan al edema periorbital son realmente muchas, desde lo mundano hasta enfermedades reales que se deben supervisar. Estas incluyen: 
– Reacciones alérgicas causadas por el polen, el pelo de animales, alimentos, cosméticos, picaduras de insectos o medicamentos; 
– Llanto; 
– Retención de agua; 
– Estrés; 
– “Pink Eye”, una forma contagiosa de la conjuntivitis, causada por una infección viral. Los quistes e infecciones de las pequeñas glándulas que rodean el ojo y las pestañas pueden causar la formación de protuberancias localizadas o hinchazón; 
– Inflamación de la conjuntiva (conjuntivitis) o inflamación de los párpados (blefaritis); 
– Orzuelo; 
– Trauma o fracturas óseas; 
– Presencia de cuerpos extraños en el ojo.

Cabe señalar que algunas infecciones y enfermedades inflamatorias del ojo, si no se tratan adecuadamente, pueden conducir a la aparición de complicaciones graves, tales como: celulitis (infección de la piel y el tejido subyacente); encefalitis, meningitis o alteraciones visuales. De ahí la importancia de determinar con precisión la causa de este trastorno, consultando a su médico.

Síntomas

La inflamación ocular puede ir acompañada de otros síntomas que dependen de la afección, enfermedad o trastorno subyacente. Los más comunes son: 
• lagrimeo excesivo; 
• pestañas o párpados “pegados” al despertar; 
• incapacidad para tolerar una fuente de luz brillante; 
• picazón 
• dolor o sensibilidad al dolor 
• enrojecimiento; 
• cambios en la visión como la visión borrosa. 

Los ojos hinchados pueden, también incluir síntomas relacionados con otras áreas del cuerpo, incluyendo: ganglios linfáticos inflamados; síntomas similares a la gripe (fatiga, fiebre, dolor de garganta, dolor de cabeza, tos , y dolor); presión arterial alta; sarpullido o ronchas; estornudos y escurrimiento nasal; hinchazón en la cara, cuello o la garganta.

En algunos casos raros, la inflamación de los ojos puede ocurrir junto con síntomas que podrían indicar una enfermedad grave, que requiere una evaluación médica inmediata. En particular, se recomienda acudir a la sala de emergencia más cercana, si se presentan síntomas adicionales como cambio en el estado mental o cambio de comportamiento repentinos, como confusión, delirio, letargo y alucinaciones; hinchazón de los párpados, como resultado de una lesión en la cabeza; fiebre alta (mayor a 38,3° C); picazón en la garganta o en la boca; protrusión del globo ocular fuera de la órbita (proptosis o exoftalmos) acompañado de enrojecimiento, fiebre y dolor; problemas respiratorios y dolor de cabeza intenso; hinchazón repentina de la cara labios o lengua. 

Remedios

Aunque no hay nada para eliminar de forma permanente los ojos hinchados, hay algunas cosas que se pueden hacer, cuando no se trate de una enfermedad,y  que ayudan a aliviarlos:

• Hacer algunos cambios en el estilo de vida, por ejemplo, mediante la reducción del consumo de sal y alcohol y el aumento de la ingesta diaria de líquidos. Además, tratar de reducir el estrés y dormir sobre la espalda con la cabeza elevada ayuda al drenaje de líquidos; 
• Utilizar tratamientos cosméticos específicos para reducir los ojos hinchados; 
• Aplicar compresas frías con rodajas de pepino o papa para rehidratar y temporalmente reducir la hinchazón. Incluso las bolsitas de té, debidamente escurridas y enfriadas, pueden ser utilizados como compresas;
• Enriquecer la dieta con 2 cucharadas de vinagre de manzana y 1 cucharada de melaza dos veces al día. La primera mejora la circulación, mientras que la melaza es una fuente de vitamina B1, necesaria para la buena salud de los ojos.

Etiquetas:,