Arrugas: se pueden mitigar con tratamientos naturales

Limpieza, estimulación y regeneración de la piel, tres pasos para atenuar las arrugas naturalmente. Arrugas: se pueden mitigar con tratamientos naturales Según la antigua medicina china, cada cada arruga habla de nosotros y de nuestro estado de salud. Y cada arruga con el tiempo se transforma y nos advierte que algo está cambiando en nuestro cuerpo, también en relación a “lo que sentimos”: el estrés y la fatiga, de hecho, contribuyen a profundizar las arrugas faciales y hacerlas más visible.

Tratamientos antiarrugas natural

La fórmula específica para reducir las arrugas del rostro y cuello se juega en tres etapas: limpieza, estimulación y regeneración.

Nuestros aliados en este proceso son tres remedios naturales que actúan en tres niveles:

1 – liberando la piel de impurezas (harina de garbanzos)
2 – reactivando la producción de colágeno que otorga tonicidad y la elasticidad a la piel (extracto de cola de caballo )
3 – regenerando las capas de la piel con un efecto anti-arrugas inmediato (aceites de germen de trigo e incienso).

Practicando estos tratamientos de belleza durante 15 días veremos la diferencia!

Tratamiento de belleza para despertar el colágeno

Harina de garbanzos. La suave acción exfoliante de la harina de garbanzos, que se puede encontrar en las tiendas naturistas, junto con sus nutrientes específicos, libera la piel de impurezas, abre los poros de la piel y estimula su regeneración. Por la mañana y por la tarde, todos los días, pasar alrededor de los ojos y en el cuello un puñado de harina de garbanzos mezclada en un poco de agua de rosas, con movimientos circulares lentos, durante un par de minutos; finalmente enjuagar con agua tibia.

Tratamiento de belleza para estimular la regeneración epitelial

Cola de Caballo. Rica en silicio, la cola de caballo tiene una marcada acción reestructurante del tejido conectivo. Tome una cápsula de extracto seco de cola de caballo dos veces al día, antes de las comidas, durante todo un mes, en el otoño. Repetir el tratamiento en primavera y también, si tiene más de 40 años, con cada cambio de estación. Consulte con su médico e en la herboristería sobre eventuales contraindicaciones de este producto.

Tratamiento de belleza para renovar la piel

Aceite de germen de trigo e incienso. Estos dos aceites vegetales, que se utiliza en sinergia, desempeñan una intensa acción anti-arrugas, estimulan la microcirculación y actuan dobre las arrugas haciéndolas menos visibles. Diluir una gota de aceite esencial de incienso en una cucharadita de aceite de germen de trigo y aplicar todas las noches en el contorno de los ojos (teniendo cuidado de no tocar la mucosa ocular) y en el cuello, masajeando de abajo hacia arriba, con movimientos suaves pero vigorosos.