Algunos mitos sobre la caída estacional del cabello

Caída y renovación del cabello se suceden constantemente, pero hay factores, incluyendo la temporada otoñal, que afectan a la cantidad de cabello que se pierde. Algunos mitos sobre la caída estacional del cabello ¿Es posible o sólo un caso aislado? En el otoño, el cabello comienza a caerse inexorablemente, como si no fueran ya suficiente los efectos del estrés y la contaminación.   Se trata de un mecanismo fisiológico -no hay motivo de alarma- debido al “trabajo” de cada folículo piloso que alterna ciclos de actividad con ciclos de descanso, a fin de asegurar la presencia de cabello en toda la cabeza.

Caída y renovación del cabello se suceden constantemente, pero hay factores, incluyendo la temporada otoñal, que afectan a la cantidad de cabello que se pierde. Por lo general, se trata de una caída normal, que afecta a toda la cabeza.

Pero, ¿hay algún remedio para frenar aunque sea un poco el curso natural de los acontecimientos? 

Aquí y allá, en Internet, recetas de la abuela y opiniones de amigas, es posible encontrar muchos consejos, desde la integración de la dieta con vitaminas hasta masajear el cuero cabelludo con los dedos. Si son útiles o no, sólo la experiencia personal podrá determinarlo. 

Lo cierto es que el cabello se merece cuidado y dedicación durante todo el año, tal vez optando por remedios naturales, y que no existen las soluciones milagrosas. En definitiva, sólo hay que esperar a que pase la temporada.
Mientras tanto, es bueno para desmitificar algunas creencias comunes. Veamos.

Cortarse el pelo para fortalecerlo es una creencia tan vieja como el mundo. Cada cabello nace en los folículos pilosos, donde se acopla y desemboca la glándula sebácea. El bulbo, a su vez, encierra tejido dérmico altamente vascularizado, llamado papila dérmica, que sirve para alimentar el cabello. El problema, por lo tanto, no se encuentra en el exterior y no se puede asociar a la longitud del pelo.

Por la misma razón, también, es inútil perder tiempo con lociones de efectos prodigiosos, cremas, bálsamos y aceites. No van a evitar que se caiga.

Lavar el cabello muchas veces hace caer más cabello. Falso. El pelo que se pierde durante el lavado es el que ya está al final de su ciclo de vida y que se caería de todos modos, lavándose o no la cabeza.

Tintes, colorantes y permanentes, los clásicos de la peluquería, son malas por los productos químicos que contienen, pero no son la causa de una posible caída, a menos que contengan específicos ingredientes que podrían producir alergias. 

Consejos para mantener el cabello saludable

Para mantener nuestro cabello saludable es conveniente seguir unos sencillos consejos: 
– Siempre lavarlos con productos de buena calidad, no demasiado agresivos, y preferentemente naturales; 
– No someter el cabello al trauma excesivo provocado por el uso del secador de pelo demasiado caliente y muy cercano al cabello, planchitas o rizadores; 
– No sujetar el cabello con clips demasiado apretados; también protegerlos de la exposición excesiva al sol y realizar los tratamientos cosméticos (como tintes y permanentes) siempre con personal calificado y no abusando de ellos;
– Utilizar un cepillo de cerdas suaves y puntas redondeadas, cepillando y peinando suavemente;
– La presencia de la caspa y el exceso de sebo, son factores que favorecen la caída del cabello: en estos casos el uso de tratamientos específicos favorecerán la reducción de la pérdida excesiva del cabello.

–  Tampoco hay que subestimar la importancia de la alimentación que, además de afectar significativamente el estado general de salud, también afecta al bienestar de nuestro cabello. Tratar de incorporar en la dieta vitaminas, aminoácidos, minerales, etc. con una dieta variada y equilibrada, evitará tener que recurrir a suplementos específicos