Remedios naturales para los pies secos

Inspirándonos en la playa donde se puede caminar en la arena, mantener los pies en el agua salada, y con frecuencia se aplican cremas y aceites, presentamos algunos tratamientos para combatir la sequedad en los pies. Remedios naturales para los pies secos Como sucede con las uñas, es importante en primer lugar establecer llas causas que llevan a tener los pies secos: falta de atención, falta de hidratación, o una predisposición natural. En cualquier de estos casos, como en el noventa por ciento de los problemas estéticos del cuerpo, beber más agua puede ayudar a aliviar la situación, aunque la hidratación también puede venir de fuera.
Los remedios caseros para solucionar la sequedad de los pies son principalmente tres: – baños de pies con agua caliente; exfoliantes máscaras nutritivas.

Pediluvios

Para realizar un baño de pies con agua caliente, se puede elegir entre alguno de estos ingredientes:

- Sal marina yodada: mantener los pies en remojo durante unos veinte minutos, la sal marina yodada actúa como el agua de mar, suavizando la piel;

- Limón: mantener los pies en remojo durante unos minutos, la acidez del limón ayuda a eliminar las células muertas de la superficie;

- Jabón neutro: mantener los pies en remojo durante unos veinte minutos; en ausencia de otros ingredientes también el jabón neutro disuelto en agua tibia ayuda a suavizar la piel y evitar que se reseque.

Después del baño de pies es una buena idea pasar piedra pómez con movimientos circulares para evitar arañazos e irritar los pies. La piel suavizada por el pediluvio se puede quitar sin problemas. Puede luego enjuague con agua tibia y seque bien.
A veces, después de un baño de pies y piedra pómez, en los pies ya secos, se pueden observar las áreas donde no se ha eliminado la piel seca, sino que sólo parece haber sido levantada. En este caso, se puede terminar el trabajo usando, sobre la piel seca, y siempre con movimientos suaves y circulares, una lima de uñas o de un exfoliante casero preparado con:

- aceites vegetales (oliva, almendra, jojoba) y azúcar;

- aceite vegetal y harina de avena en polvo;

- miel, vinagre de manzana y harina de arroz.

Combinar los ingredientes hasta obtener una pasta espesa, aplicar el exfoliante con movimientos circulares y luego enjuagar bien. Por último aplicar una crema hidratante que luego de eliminar la capa dura y seca, puede penetrar profundamente en la piel y nutrirla mejor.
Además de aplicar una crema hidratante cada noche y después de la ducha, como en el resto del cuerpo, también hay máscaras hidratantes para hacer en casa que logran una hidratación más completa:

- aplastar un par de bananas muy maduras hasta obtener un puré suave y liso, aplicar en los pies, insistiendo especialmente en las zonas más secas, dejar actuar durante quince minutos, luego enjuagar, secar y aplicar manteca de karité, u otra crema hidratante, masajeando hasta su total absorción;
- aplicar en los pies, con masajes circulares, un algodón embebido en aceite de oliva, insistiendo durante cinco o diez minutos, luego usar calcetines de algodón y mantener la compresa durante aproximadamente una hora. A continuación, aclarar y aplicar la crema hidratante favorita con un buen masaje;
- mezclar glicerina  y agua de rosas y, si se deseas, aceite esencial de lavanda; aplicar una capa gruesa en los pies, ponerse un par de calcetines de algodón y dejar actuar desde unas pocas horas hasta toda la noche; enjuagar y aplicar crema hidratant.

Obviamente no es suficiente tratar los pies de esta forma sólo una vez; en los casos más graves realizar un tratamiento de choque, repitiendo estos pasos una vez al día hasta que se logre una piel suave e hidratada, luego seguir repitiendo estos tratamientos de pediluvios, exfoliantes y mascarillas hidratantes, por lo menos una vez a la semana.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Blue Captcha Image Refrescar

*