Jengibre, la raíz de la salud

La raíz de jengibre se está transformando en un verdadero punto de referencia para el tratamiento de numerosas enfermedades. Jengibre, la raíz de la salud El jengibre es una especia con muchas propiedades beneficiosas, que cada vez más es objeto atención por parte de la comunidad científica. Desde un simple y tradicional remedio natural para el cuidado de la salud, la raíz de jengibre se está transformando en un verdadero punto de referencia para el tratamiento de numerosas enfermedades.

La eficacia de jengibre ha sido probada recientemente en enfermedades tales como diabetes y artritis. En el caso de la diabetes, el jengibre sería capaz de ayudar a mantener bajo control los niveles de azúcar en la sangre de pacientes que sufren de esta enfermedad, de acuerdo con los resultados obtenidos en este sentido por los investigadores de la Universidad de Sydney.

Las propiedades curativas del jengibre se han utilizado también en los casos de artritis, con resultados poco menos que increíbles. La eficacia analgésica del extracto de jengibre ha demostrado ser igual al de la cortisona y mejor que el ibuprofeno, teniendo en cuenta que su administración no presenta los efectos secundarios típicos de los medicamentos comunes.

El jengibre también sería una panacea para el asma. Los expertos de la Universidad de Columbia han descubierto que mediante la adición de determinadas sustancias contenidas en el jengibre a un medicamento en aerosol utilizado contra el asma, la eficacia del medicamento se mejora notablemente y por lo tanto es más fácil de mantener a raya los síntomas de esta enfermedad, que puede tener consecuencias muy graves. Los extractos de jengibre, de hecho, podrían ayudar a relajar los músculos de las vías respiratorias, que pueden contraerse en caso de un ataque de asma.

Pero sus propiedades no terminan aquí: el consumo de jengibre tiene más beneficios para la salud. Ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre, fortalece el corazón y previene el riesgo de arteriosclerosis. Facilita la digestión y calma la sensación de náuseas, incluso durante el embarazo. Es útil en el tratamiento de calambres menstruales y el síndrome pre-menstrual. También es muy eficaz para los resfriados y la gripe, tanto en su prevención como para su cuidado, sobre todo gracias a la posibilidad de utilizarlo como ingrediente en la preparación de jarabes y tisanas.

Un simple té de jengibre fresco puede contrarrestar el cansancio y la fatiga. También tiene un efecto protector del sistema nervioso y en la prevención de enfermedades degenerativas, como el Alzheimer, según lo evidenciado por los investigadores de la Universidad de Texas. De hecho, las enfermedades neurodegenerativas están mucho menos difundidas en Oriente, donde el jengibre se consume regularmente.

En conclusión, para mantener un buen estado de salud, no olvide añadir una pizca de jengibre a sus comidas e infusiones, beneficiosas para todo el organismo en general.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


tres − = uno